Cultiva la confianza y la autoestima de los niños.

Elogialos: alentar los primeros pasos de los niños o su capacidad para aprender un nuevo juego les ayuda a desarrollar un deseo de explorar y aprender sobre su entorno.

Permite que los niños exploren y jueguen en un área segura donde no puedan lastimarse. Asegúralos sonriendo y hablando con ellos a menudo. Participa activo en sus actividades. La atención ayuda a construir su autoconfianza y autoestima.

Establece objetivos realistas: los niños pequeños necesitan objetivos realistas que coincidan con tus deseos y con tus habilidades. Con tu ayuda, los niños mayores pueden elegir actividades que evalúen sus habilidades y aumenten su autoestima.

Se honesto: no ocultes tus fallas a tus hijos. Es importante que sepan que todos cometemos errores. Puede ser muy tranquilizador saber que los adultos no son perfectos.

Evita los comentarios sarcásticos: si un niño pierde un juego o no pasa una prueba, averigüa cómo se siente con respecto a la situación. Los niños pueden desanimarse y necesitar una charla motivadora. Más tarde, cuando estén listos, habla con ellos y ofrece seguridad.

Anima a los niños: no solo a esforzarse por dar lo mejor de sí, sino también a disfrutar el proceso. Probar nuevas actividades enseña a los niños sobre el trabajo en equipo, la autoestima y las nuevas habilidades.